taller3.png

La Protohistoria de Iberia se presenta como uno de los periodos más interesantes y complejos de nuestro pasado debido a las intensas relaciones que se dieron entre comunidades de distinta procedencia. Estas interacciones dieron lugar a respuestas variadas, desembocando en la eclosión y evolución de diversos ámbitos culturales que ponen de relieve la riqueza arqueológica de la península Ibérica durante este momento de la Antigüedad. Entre las evidencias más notables de este dinamismo encontramos aquellas relacionadas con la producción. De esta manera, el estudio de los procesos productivos ha permitido reconstruir diversos aspectos de las sociedades protohistóricas, tales como la asimilación de nuevas tecnologías, el funcionamiento de las redes de intercambio comercial, y las relaciones ecológicas de los distintos grupos con su medio.